¡Voy a Ser Mamá!

Alimentos y Sustancias a Evitar Durante el Embarazo ( II Parte) por @nutrikids

En la primera parte de este artículo se revisaron aquellos alimentos con los que debemos tener especial cuidado durante el embarazo y a continuación revisaremos otras sustancias que también pueden influir negativamente en el crecimiento y desarrollo del bebé así como en el estado de salud de la madre. Éstas serán:

 Alcohol:

mujer fumandoLas bebidas alcohólicas (cerveza, vino, whiskey, vodka…) privan a las células en desarrollo de oxígeno y nutrientes, interfiriendo con el desarrollo fetal normal.

Las madres que beben alcohol durante la gestación presentan mayor riesgo de sufrir un aborto espontaneo o un parto prematuro. Además, la ingesta de elevados niveles de alcohol durante el embarazo puede resultar en el síndrome de alcoholismo fetal que puede causar anomalías del desarrollo, retraso de crecimiento, defectos cardíacos y retraso mental.

Un trago de alcohol probablemente no hará daño al bebé, pero no se ha demostrado que exista un nivel seguro de consumo de esta sustancia durante el embarazo, por lo que lo más seguro será evitarlo completamente. Y aunque no se conocen bien los efectos del consumo continuado de pequeñas cantidades, los estudios apuntan que también puede ser perjudicial para el feto.

El alcohol también dificulta la absorción del ácido fólico y de otras vitaminas del grupo B, necesarias para el buen curso del embarazo.

 Nicotina:

Fumar incrementa el riesgo de prematuridad así como de bebés que nacen con bajo peso o con problemas respiratorios, o presentan síndrome de muerte súbita infantil. No se conoce una cantidad segura de cigarrillos que puedan consumirse al día, por lo que se recomienda evitarlos completamente.

 Azúcar:

A pesar de que ocasionalmente se pueden consumir dulces (helados, galletas, etc.) es recomendable elegir alimentos que además de calorías provean nutrientes que contribuyan a mantener saludable a la madre al mismo tiempo que favorezcan el desarrollo del bebé.

El exceso de azúcar no solo incide en el aumento de peso durante la gestación, sino que además incrementa el riesgo de padecer diabetes gestacional.

Las bebidas gaseosas o refrescos son poco recomendables y se sugiere que en caso de consumirlos lo haga de manera ocasional. Esto debido a que contienen cantidades elevadas de azúcares, gas y aditivos; no aportan ningún nutriente y pueden ocasionar molestias digestivas como  flatulencias y distensión abdominal.

Sal:

La sal debe consumirse con moderación, en especial durante el embarazo, ya que su exceso puede producir retención de líquidos y aumentar la tensión arterial, aspectos que deben vigilarse en esta etapa.

Se evitara añadir cantidades elevadas de sal a las preparaciones en casa, así como se deberá limitar el consumo de alimentos enlatados, precocinados y empaquetados (tales como bolsas de papas, palitos de maíz con queso, etc.), refrescos, embutidos, encurtidos y alimentos curados.

 Cafeína:

El consumo de altos niveles de cafeína durante el embarazo se ha relacionado con el nacimiento de recién nacidos que presentan bajo peso al nacer, lo que puede predisponerle a otros problemas a lo largo de la vida. Niveles elevados de cafeína también se han relacionado a la ocurrencia de abortos espontáneos. Además, esta sustancia dificulta la absorción del hierro, mineral muy importante en esta etapa.

La cafeína puede encontrarse de manera natural en el café, té y chocolate, o como añadido en bebidas gaseosas, bebidas energizantes o en algunos remedios contra el resfriado común.  A pesar de que no es necesario eliminarla completamente de la dieta, se debe moderar su ingesta y se recomienda no exceder los 200 mg diarios de cafeína.

Una taza de café instantáneo aporta aproximadamente 100 mg de cafeína, una taza de café filtrado 140 mg, una taza de té 75 mg, una lata de refresco de cola 40 mg, una lata de bebida energética 80 mg, una barra de 50 g de chocolate oscuro 50 mg y si es de chocolate de leche 25 mg. Tomando esto en cuenta podría consumirse 1 taza de café filtrado + 1 barra de chocolate al día. Si un día se sobrepasa este límite sugerido, el riesgo será pequeño, siempre y cuando sea algo puntual y no ocurra con frecuencia.

Para limitar el consumo de cafeína puede sustituirse el café o el té regulares por descafeinados o tomar aguas saborizadas naturales (con rodajas de frutas) en su lugar.

  Te de hierbas:

teterasExiste muy poca evidencia acerca de la seguridad y los riesgos que acarrea el consumo de tés herbales durante el embarazo por lo que se sugiere que sean consumidos con moderación.

A pesar de que pueden existir algunos tés que se consideran seguros, lo adecuado es no exceder las 2 tazas al día de té verde o té de hierbas y en caso de consumirlos frecuentemente, consultarlo previamente con el médico tratante.

Alérgenos alimentarios:

Si existen antecedentes de alergias alimentarias en los padres, es más probable que el futuro bebé pueda desarrollarlas, por lo que hay que prestar atención a los signos y síntomas que pueden generarse al consumir ciertos alimentos (frutos secos, lácteos, mariscos…). Si la madre notase que al ingerir algún alimento se produce una reacción adversa (eczema, urticaria, molestias gastrointestinales) lo recomendable será retirar dicho alimento.

En este aspecto, antes de realizar cualquier cambio en la dieta materna, se debe consultar con el médico obstetra tratante y el nutricionista (o nutriólogo) para recibir recomendaciones personalizadas.

 Brotes de vegetales crudos

La FDA (Administración de Alimentos y Fármacos) recomienda evitar los brotes de vegetales crudos (alfalfa, rábano, trébol) durante el embarazo ya que pueden contener bacterias que difícilmente se podrán eliminar. Una alternativa para consumirlas será la de utilizarlas en preparaciones que sean sometidos al calor, tales como platos salteados o platos asiáticos (stirfry o revoltillos).

 Suplementos de hierbas y vitaminas

Los suplementos de hierbas deben evitarse durante la gestación, especialmente aquellos que contienen cafeína o que promueven la pérdida de peso (a los que se agregan guaraná, nueces, cola, teobromina, entre otras sustancias). También se recomienda evitar los suplementos como cascara sagrada, sello de oro, nogal negro, ajenjo, hierba de Santa María, entre otras.

En cuanto a los suplementos vitamínicos, no debe excederse el consumo de 10000 UI de vitamina A ya que se relaciona con la presencia de anomalías congénitas en bebés.

Antes de empezar a tomar cualquier suplemento, deberá consultarlo con su médico y nutricionista.

Bisfenol A (BPA)

El Bisfenol A es un químico industrial utilizado para elaborar principalmente plásticos. Puede ocasionar alteraciones en la regulación del sistema endocrino y puede interferir con el desarrollo normal del bebé.

En la actualidad, la FDA (Administración de Alimentos y Fármacos) se encuentra estudiando este compuesto y no ha establecido dentro de sus recomendaciones que sea evitado durante el embarazo. Pese a esto, estudios realizados hasta 2010 en modelos animales encontraron una posible asociación entre la exposición al BPA y alteraciones en el cerebro u otras glándulas y/o en el comportamiento de bebés y niños. Algunas empresas han retirado estos compuestos de sus productos, pese a que los representantes de la industria del plástico han comunicado que bajos niveles de este compuesto se consideran seguros

Finalmente, tras revisar todos los alimentos y sustancias que pueden considerarse riesgosos durante el embarazo, se recomienda que ante cualquier duda que pudiera surgir en relación a estos temas, consulte con el médico obstetra y  el nutricionista, quienes podrán orientarle sobre estas y otras cuestiones así como ofrecerle recomendaciones adecuadas para cada caso.

 Lcda. Melisa Gómez Allué @nutrikids

 

Si te gustó compartelo

One Comment

Déjanos tus comentarios