¡Voy a Ser Mamá!

La Princesa o el Príncipe Destronados

0

La llegada de un bebé  a la familia va generar un cambio en la dinámica y la rutina a los que se estaba habituado dentro del hogar.

Un nuevo orden en las relaciones dentro de la familia, así como la aparición de nuevas costumbres pueden generar desconciertos y dudas en el hijo (hija) mayor.

Hasta el momento el niño o la niña mayor gozaba de privilegios por ser el único(a) centro de atención dentro del hogar y es inevitable que tarde o temprano puedan aparecer algunos indicadores del síndrome del príncipe o la princesa destronado, que no es otra cosa que la tendencia a sentir celos hacia el nuevo integrante de la familia, quien para este momento representa a un ladrón de atención y tiempo de sus padres.

Podré evitar que mi hij@ sienta celos!?

princesa tristeLa realidad es que desde el momento que conocemos que habrá una llegada de un nuevo bebé podemos comenzar a prepararnos para minimizar los celos. Cabe acotar, que nada evitará que los celos aparezcan, puesto que el niño de manera natural e inevitable deberá compartir lo que hasta el momento era sólo suyo: su casa, sus padres y en algunos casos su habitación, juguetes y cama (en caso de que colechen).  Además deberá compartirlo con una persona que hasta el momento es totalmente desconocida para él o para ella.

Como sugerencia, durante el embarazo podemos utilizar cuentos  y películas de apoyo que ilustre como será la vida con la llegada del nuevo hermanito(a). Así mismo, podemos irle definiendo roles para que conozca qué significa ser el hermano o hermana mayor. Es claro que no debemos sobrecargar el niño de responsabilidades mayores a las propias de su edad. Éste es un error en el que caen muchos padres, obligar al niño o niña a madurar antes de tiempo simplemente porque debe ser un modelo para el hermano menor.

Se debe respetar el desarrollo evolutivo del niño o la niña y aclararle algunas dudas que puedan surgir con relación a la llegada del nuevo hermano(a). También nos podemos anticipar a lo que el niño no elabora, por ejemplo explicarle dónde dormirá el  nuevo hermanito(a),  cómo será el horario, cómo será nuestra relación cuando estemos amamantando o dándole de comer, qué hará el niño o la niña cuando nosotros estemos bañando a su hermanito(a) en fin, tratar de imaginarnos lo que sería un día a día con este nuevo ser involucrando o haciendo partícipe siempre a nuestro hijo o hija mayor.

Uno de los elementos más importantes a manejar durante el embarazo es evitar crear falsas expectativas. En oportunidades, los padres ilusionan al niño con ideas irreales de lo que sucederá cuando llegue su hermano o hermana, por ejemplo: decirle que jugará con él o con ella cuando sabemos que en un principio es un bebé que necesitará muchísima atención y cuidado y por ende en oportunidades será difícil dejar que el niño interactúe de manera directa con él o ella.

Como padres debemos mantener una relación respetuosa y cercana con todos nuestros hijos, así mismo es vital mantenernos pacientes y empáticos ante la situación de celos.

La manera cómo va a reaccionar un niño con un hermano va a variar. De modo que no todos los niños reaccionarán de la misma manera,  todo esto va a variar según la edad y el nivel de madurez emocional que cada niño tenga.

Entre las respuestas conductuales que podemos ver resaltan:

  • Iniciar cuadros de rabietas contra el padre la madre o en hermano o hermana.
  • Ignorar al hermano o hermana.
  • Manifestar sentimientos negativos hacia el hermano o hermana.
  • Volverse más tímido o tímida.
  • Mostrarse más pequeño de la edad que posee
  • Bajar su rendimiento en el colegio
  • Orinarse la camconductas agresivasa o la ropa (diurno)
  • Mostrar  o impulsivas.
  • Maltratar al bebé o la barriga de mamá
  • Llorar frecuentemente
  • El niño puede mencionar que tiene algunas molestias físicas como dolor de cabeza, dolor en el estómago u  otras molestias para intentar mantener la atención de los padres
  • Aparición de conductas negativas o desafiantes. Dificultad para obedecer a los padres oposicionismo o terquedad
  • Pudiese llegar a presentar inapetencia o alguna ruptura en las rutina de sueño

Cómo padres debemos evitar la desesperación ante una situación de celos entre hermanos. Entender que esta situación es previsible y controlable es la clave inicial para cualquier trabajo de celos

Algunas sugerencias para trabajar la situación de celos:

hermanitoSea usted promotor de la igualdad entre ambos hijos. Evite las comparaciones innecesarias, tanto las que usted realice como las que pueda realizar cualquier miembro de la familia. Debe mantener siempre la postura de que cada niño es un ser único.

Recurra al apoyo de otras personas en el proceso de crianza (padre, abuelos, tíos), a fin de que durante los primeros meses de la estadía del nuevo bebé se pueda al mismo tiempo brindar momentos privados con el hijo o hija mayor.

Elogia, elogia y elogia… Es importante que El Niño sienta que mamá está al pendiente de lo que hace aunque el nuevo hermanito esté allí.

Mantenga una comunicación abierta y una relación de afecto compartido en su familia. Estudios señalan que mientras mayores son los niveles de afecto y más afianzado está el apego entre los padres y los hijos la etapa de los celos se maneja de manera mucho más rápida.

Manténgase paciente y empático con el hermano que está viviendo los celos.

Debemos mantenernos atentos y fortalecer siempre las conductas positivas a fin de que se afiancen en el niño y del mismo modo logren debilitar la aparición de conductas negativas.
Responder con tranquilidad a los episodios de celos, esperar a que el niño se calme e intentar conversar con él acerca de lo sucedido.
Ante un clima familiar estable y equilibrado los celos entre hermanos tienen que ser superados y no presentar mayor dificultad.
Es imprescindible que se trate de mantener lo más posible la rutina del niño, del mismo modo que se participen en los juegos en los que el niño está involucrado.
Finalmente abrir un espacio para acurrucarle, besarle, acariciarle abrazarle, en fin, trate de dedicar tiempo para demostrarle que aunque hay un nuevo miembro en la familia los afectos hacia él se mantienen intactos.

Rosemary Sánchez @mipsicomama

Si te gustó compartelo
error

Déjanos tus comentarios