¡Voy a Ser Mamá!

Lactancia Materna, Hábitos de Succión y Lactancia Artificial ¿Qué será lo mejor para mi Bebé? por @miodontokids

0

La Maternidad representa una travesía asombrosa, un viaje inimaginable lleno de múltiples experiencias y sorpresas que poco a poco nos van enseñando el hermoso camino de “Ser Madre”.

Cuando somos madres primerizas, muchas son las dudas y preguntas que nos acechan acerca de cómo cuidar y educar de la mejor manera a nuestro bebé. Parte de estas dudas que vienen a nuestra mente es todo lo relacionado a su Alimentación. Esta necesidad fisiológica de todo ser humano que se inicia desde el primer momento de la Concepción, y que es cubierta a través del íntimo contacto que existe mediante el cordón umbilical.

Una vez que el bebé nace, se nos presentan dos alternativas para su Alimentación: la Lactancia Materna y la Lactancia Artificial o uso del Biberón. Vamos a describir cada una por separado para poder lograr una mejor compresión de ambas.

Lactancia Materna:

Foto: Daquella Manera

Foto: Daquella Manera

Como muy bien es sabido por todos, la Lactancia Materna representa la forma más natural y fisiológica que permite la adecuada alimentación del bebé. Desde la Gestación, el cuerpo de la madre se comienza a preparar para poder ejercer esa gran función, el Amamantamiento; a través de la producción y liberación de Hormonas específicas que al ser secretadas, contribuyen a la salida de la Leche del Seno Materno; garantizando de esta manera, el adecuado sustento alimenticio que acompañará al recién nacido durante su proceso de Crecimiento y Desarrollo.

Desde el punto de vista Odontológico, el Amamantamiento provee innumerables beneficios para el bebé, el cual se ve favorecido grandemente, ya que, la succión del seno materno contribuye al crecimiento de su mandíbula. El bebé necesita realizar ese esfuerzo que se requiere para poder succionar el seno materno, con la finalidad de que se produzca el avance mandibular adecuado para el correcto desarrollo de todos los huesos y músculos de su cabeza y cuello.

De la misma manera, la composición química de la leche materna es totalmente anticariogénica, debido a que posee inmunoglobulinas y proteínas que protegen contra la desmineralización dentaria producida por las bacterias responsables de producir Caries Dental. Más adelante tendré la oportunidad de ahondar un poco más en este tema.

Lactancia Artificial y Hábitos de Succión No Nutritivos:

Por otro lado, nos encontramos con otra alternativa de alimentación para el recién nacido; la Lactancia Artificial, a través del uso del Tetero o Biberón, un recurso que se encuentra a disposición de mamá y que todavía causa gran controversia entre las madres. Mi intención no es desprestigiar el uso del Biberón; considero que cada mami debe decidir cuál es la mejor opción para su hijo y eso debe ser respetado. Sin embargo, como profesional de la Odontopediatría que soy, es mi deber informar y educar acerca de los efectos perjudiciales que su uso puede acarrear para el correcto crecimiento del niño.

Foto: Kinkin

Foto: Kinkin

El uso del Biberón, representa un gran factor de riesgo de Caries Dental, efecto que es mucho más perjudicial, cuando mami deja al bebé con el tetero en la boca para dormir, ya que, la leche depositada en sus dientes, favorece la desmineralización de sus dientes mediante la producción de ácidos que resultan de la descomposición del azúcar o aditivos azucarados añadidos a los teteros.

Del mismo modo, el esfuerzo que realiza el niño para succionar la mamila del biberón, no es el mismo que realiza para succionar el seno materno; en consecuencia, el estímulo que necesita la mandíbula para crecer y desarrollarse tampoco es igual ni en fuerza ni en intensidad.

Por otro lado, el Chupón y la Succión Digital o Dedo, están incluidos dentro del grupo de Hábitos de Succión No Nutritivos; ya que, no benefician al niño en lo absoluto, desde el punto de vista de alimentación. Cuando estos hábitos son utilizados por más tiempo del indicado, generan muchas alteraciones en la Cavidad Bucal, que luego lleva muchísimo trabajo erradicar; como mordidas abiertas y problemas de maloclusiones dentarias, entre otras.Lo recomendable es que estos hábitos no se mantengan en el niño más allá de los 2 años de edad aproximadamente.

Como había mencionado anteriormente, cada mamá decide la forma y manera de alimentación que considere más beneficiosa y positiva tanto para ella como para su bebé; tomando siempre en consideración la balanza Riesgo Beneficio para esa decisión. De igual manera, considero necesario resaltar, que sea cual sea el tipo de Lactancia que decida mami, siempre debe ser complementada con una adecuada rutina de Higiene Bucal desde el momento del nacimiento del bebé.

 

por Joscarlyn Soto Grillet  Instagram: @miodontokids

Si te gustó compartelo

Déjanos tus comentarios