¡Voy a Ser Mamá!

Nada mejor que el agua pura por @nutrikids

0

niño bebiendo agua

Muchos padres en ocasiones comentan que sienten que el agua no es suficiente y ofrecen alternativas como jugos, refrescos, bebidas energéticas, entre otras. En ésta entrega y en la próxima revisaremos cada una de estas opciones y entenderemos porque no hay nada mejor que un vaso de agua pura.

Jugos Naturales

Se suele cometer el error de pensar que tomar un vaso de jugo de frutas es igual a comerse la fruta entera ya que de igual modo conservaremos sus vitaminas y minerales. Sin embargo, suele ocurrir que:

  • Se agrega azúcar a los jugos ya que muchas personas piensan que la fruta no está suficientemente dulce o en aquellas que son más ácidas, como la naranja, si no le colocamos azúcar a nuestro niño no le gustará. En este sentido siempre les aconsejo que recuerden que el paladar se educa y que será un excelente hábito el enseñar a nuestros hijos a disfrutar del sabor natural de las frutas (sin agregarles nada más).
  • Incluso aunque no se agregue azúcar, al extraer el jugo (por exprimido, licuado, etc.) perdemos casi toda la fibra contenida en la fruta entera, lo que causará que absorbamos mucho más rápido los nutrientes (el azúcar de la fruta pasara rápidamente a nuestra sangre) y que no podamos beneficiarnos de su efecto saciante.

Veamos esto con el ejemplo del jugo de naranja:

Para hacer un jugo de naranja natural necesitaremos unas 4-5 naranjas (dependerá del tipo de naranja pero 1 naranja casi nunca será suficiente). Una vez exprimidas las naranjas obtendremos un vaso de jugo que nos podemos tomar en 1 minuto (en mi experimento me terminé el vaso de jugo en 22 segundos) o un poco más si lo tomamos como acompañante de otros alimentos y esto no afectará en gran medida nuestra saciedad, no nos hará sentirnos satisfechos sino que podríamos en lugar de un vaso tomarnos 2 o comer algo más. Un vaso de jugo aportara una 112 kcal.

Si en su lugar picamos una naranja y nos la comemos, tardaremos algo más de tiempo en terminarla, será menos probable que queramos ir  a por otra porque nos sentiremos más satisfechos y el aporte de azúcar de la fruta consumida de este modo se absorberá más lentamente. Además solo habremos tomado 62 kcal.

Del mismo modo ocurre con el resto de las frutas.

Si queremos ofrecer jugos de fruta naturales de forma ocasional, la Academia Americana de Pediatría recomienda no superar las 4-6 onzas en niños de 1 a 6 años, o las 8-12 onzas en niños a partir de los 7 años y adolescentes.  

Jugos pasteurizados (o de cajita)

jugo de cajitaAl contrario de lo que muchos piensan, los jugos de pasteurizados (de cajita) no son una alternativa saludable a los refrescos y nunca serán mejor que el agua pura o mineral. Aunque en sus etiquetados veamos que contienen gran número de vitaminas y minerales (que son agregados en el proceso de elaboración del jugo) estos vendrán acompañados de una insana cantidad de azúcar en la gran mayoría de los casos.

Un vaso de jugo de naranja (250 ml) pasteurizado puede aportar el equivalente a siete cucharadas de azúcar, unas 115 calorías, mientras que una lata de Coca-Cola de 33 centilitros aporta 139 calorías, por lo que vemos que ambas opciones resultan similares en su contenido de azúcar. Esto tampoco quiere decir que el refresco será una opción a considerar puesto que como veremos en el próximo post, contiene más sustancias que no conviene dar a ningún niño (o adulto).

Diversos estudios han asociado el consumo frecuente de este tipo de jugos con la aparición de enfermedades como la obesidad y la diabetes de tipo 2 y comentan que a través de estos jugos nuestros niños consumen hasta 40% más azúcar de la recomendada.

Bebidas para deportistas

Las bebidas para deportistas (Gatorade, Poweraid, etc.) están diseñadas especialmente para reponer la energía y los minerales perdidos durante la práctica intensa de actividad física.

Sin embargo, en muchos casos he presenciado como son ofrecidas a los niños como si se tratase de una bebida refrescante, no hay nada más refrescante que el agua pura. Esto no debe ocurrir puesto que estaremos aportando gran cantidad de azúcar, además de sodio (sal) lo que puede predisponer no solo al sobrepeso sino también al desarrollo de hipertensión arterial.

Y ya que hablamos de estas bebidas, comentar que no deben ser utilizadas tampoco como sustitutos del suero de rehidratación oral en casos de diarrea ya que sus azucares simples pueden ocasionar que en lugar de mejorar, se empeore el cuadro de diarrea.

En el próximo post tocaremos el tema de los refrescos y el té pasteurizado pero te adelanto que no hay nada mejor que el agua pura para tus niños y para el resto de la familia.

Lcda. Melisa Gómez Allué @Nutrikids

Si te gustó compartelo
error

Déjanos tus comentarios