¡Voy a Ser Mamá!

¡Qué no falte la sopa! por @nutrikids

0

A la hora de planificar el menú de nuestros niños siempre buscamos ideas que les resulten atractivas y que nos permitan incorporar los alimentos más saludables en su dieta para que crezcan sanos y fuertes, en especial resultan útiles las recetas que nos facilitarán la tarea de cumplir con la recomendación de ofrecer al menos 5 raciones de frutas y vegetales diariamente.

Esto no siempre es fácil ya que debemos tomar en cuenta el tiempo de preparación, el presupuesto familiar, las preferencias, entre otros factores.

Por esto, hoy queremos compartir una preparación que puede ayudarte a incorporar al menos 2 raciones de vegetales así como otros alimentos para ofrecer una comida completa y equilibrada: ¡La sopa!

sopastatianadumenti

Imagen: tatianadudamenti.com.br

Dentro de las beneficios que nos ofrecen las sopas tenemos que contribuye a una alimentación variada y a una mayor ingesta de líquido, es rica en vitaminas y minerales, brinda saciedad y es de fácil digestión, es un plato económico, sano y seguro ya que al hervir el agua para cocer los alimentos estaremos destruyendo a las posibles bacterias de los alimentos que la componen.

Aunque les confieso que mi mamá dedicó largas horas para que (por favor) me terminara un plato de sopa, de adulta comprendí lo buena que puede llegar a ser y lo rica que puede llegar a estar. Así que si sus hijos están atravesando un periodo en el que no quieren ni probarla, no se angustien, puede ser un episodio pasajero. También es importante tomar en cuenta las condiciones en las que la ofrecemos ya que, en mi caso, recibir la noticia de que comería sopa justo al llegar del colegio, cansada y con un día de 40 grados era lo que menos esperaba y siempre prefería comer algo distinto.

A pesar de que sabemos que la sopa resulta un excelente plato, podremos encontrar que a muchos niños no les gusta y esto nunca debe llevarnos a prácticas como obligarlos a comerlas, si no que en su lugar debemos buscar recetas que les agraden más como aquellas que incluyan pasta (minestrón, estrellitas, pastina) o maíz con quesito (chupe de pollo), presentarlas de forma atractiva y dar el ejemplo disfrutando nosotros también de este rico plato.

El tipo de sopa que elegimos también puede tener gran impacto en la dieta de nuestros niños ya que puede aportarles exceso de calorías (aquellas a las que se les agrega nata o que vienen envasadas con nata en sus ingredientes) o déficit de calorías (las que solo incluyan un vegetal y no se acompañen de otros grupos de alimentos).

Por esto para ofrecer una sopa “con todos los hierros” asegúrate de que incluya:

  •  Distintos vegetales: se puede mezclar zanahoria, celery, cebolla, calabacín etc. para lograr un mayor aporte de vitaminas y minerales.
  • Alimentos ricos en carbohidratos complejos: se puede preparar con leguminosas (lentejas, caraotas, arvejas…), arroz, maíz, pasta, quínoa, cuscús, papas, batatas y/o plátano, de los que obtendrán energía para sus actividades diarias y para garantizar su adecuado crecimiento y desarrollo.
  • Alimentos ricos en proteínas: que pueden incluirse en forma de proteínas animales si agregamos huevo cocido, queso, carne, pollo, pescado; o en forma de proteínas vegetales si en su lugar utilizamos leguminosas (lentejas, caraotas, arvejas…), quínoa, cereales o vegetales.

Con estos ingredientes prepararemos no solo una rica sopa sino también un plato equilibrado que contará con lo necesario para poder ofrecerlo como un plato único en una comida principal, por ejemplo en la cena.

Por último, compartimos unos consejos que pueden resultar de utilidad a la hora de ofrecer sopa a tus peques:

  •  Es preferible evitar las sopas envasadas o enlatadas preparadas de forma industrial puesto que contienen menores niveles de vitaminas y minerales, y mayores niveles de sodio y aditivos para preservar su vida útil.
  • Se recomienda cocer los vegetales justo hasta que estén blandos, por el menor tiempo y a la menor temperatura posible para evitar que pierdan sus propiedades. La vitamina c y la vitamina b1 (tiamina) pueden perderse si la sopa se mantiene más de 2-3 horas a calor.
  • Si preparas cremas o sopas de vegetales con un solo vegetal (crema de espinacas, auyama…) y no incorporas alguna fuente de carbohidratos, puedes acompañarla con una rebanada de pan tostado y colocarle 1 cda de queso para complementarla y crear una cena equilibrada.

Melissa Gómez Allué @nutrikids

Si te gustó compartelo
error

Déjanos tus comentarios