¡Voy a Ser Mamá!

Superando los dos años por @mipsicomama

0
Ahora bien, ¿cómo vivir esta etapa sin perder la cabeza?, aquí algunas recomendaciones para acompañar a nuestros niños en el paso de la autoafirmación de sus dos años:

Beautiful mother with little girl having fun

  • Conviene hacer una lectura personal de nuestras emociones y percepciones en torno al tema de los límites y enojos, pues esta etapa requerirá de toneladas de paciencia, empatía y respeto para acompañar a los niños en el paso de la misma sin fracturar el desarrollo de su autoafirmación.
  • Es vital no interpretar cada desafío como una confrontación directa del niño hacia nosotros, ni cada acción como un capricho, ni mucho menos vivir esta etapa con temor a que al mínimo desliz disciplinario tendremos un monstruo de niño a futuro, necesitamos tomar esta etapa por lo que es, un periodo de formación y madurez del autoconcepto, nuestra aceptación guiará al niño hacia un desarrollo sano de esta etapa.
  • Permite cierto rango de movimiento, que tome algunas decisiones y que tenga libertad en el manejo de algunas rutinas. Durante este periodo quizá nuestra necesidad de marcar límites y normas se agudice, sin embargo, es importante ser razonables con la etapa que viven y facilitarles esta transición. Cree límites y consecuencias lógicas en lugar de restricciones sin basamento. Explique de manera breve lo que espera y repita los códigos que le permitan al niño orientarse en su conducta.
  • Evita responder al enfado con enfado, manténgase positivo con respecto a lo que el Niño vive, no tiene caso desesperarnos y molestarnos por una rabieta, la misma es una expresión de frustración que no nos pertenece, nuestro proceso de acompañamiento y apoyo le ayudará a gestar soluciones en lugar de mantener el conflicto.
  • Proponga códigos verbales pequeños, como «ayuda» para que ellos puedan usarlos como comodín en caso de estar intentando hacer algo que no pueden y en lo que nosotros podemos intervenir para evitar la frustración.
  • Canalice la frustración, tipíca de los dos años, facilite el desahogo del enojo y acompañe hacia encontrar la solución, dando píldoras de autocontrol que le sirvan de guía al niño para rabietas futuras.
  • Responda a sus dudas, acepte la confrontación y explique las razones que necesiten ser explicadas, para darle un mapa claro de qué se tratan los límites planteados.
  • Elimine aquello que genera conflicto diario, si tenemos objetos con los que siempre se generan enfados, apártelos de la vista o punto de interacción del niño, introdúzcalos poco a poco junto con las normas y límites de su uso.
  • Estimule su lenguaje, esto es clave, pues a mayor logro del lenguaje mejor manejará los conflictos, usando para ello la negociación.
  • Sugiera constantemente alternativas para estimular la toma de decisiones en especial cuando nos enfrentemos a negativas, intente evitar los noes y más bien oferte opciones posibles, dando rango de decisión para El Niño, de este modo puede que cumpla mejor con la norma.
  • Recuérdese que es una etapa que define que su hijo ha alcanzado grandes competencias, implica mucha aceptación y compromiso para avanzar positivamente a las etapas evolutivas siguientes.

Estas sugerencias están pensadas para pequeños de dos años, pero te van a funcionar a cualquier edad en cualquier conflicto con tu hijo.

Foto: mama2punto.cl

Rosemary Sánchez @mipsicomama

 

Si te gustó compartelo
error

Déjanos tus comentarios